Combustible más limpio y menos basura

Imagen: zdnet.com

Si los productores masivos de desechos alimentarios como restaurantes, plantas de procesado vegetal y animal, y vaciaderos municipales se acostumbraran a canalizar la inmensa cantidad de residuos alimenticios a plantas de fermentación anaeróbica con producción de biogás, fertilizantes y agua de riego como lo hacen los restaurantes de Disneyworld en Florida, EEUU, y los Hoteles Hilton y Waldorf Astoria de Orlando en la planta que describe el artículo a continuación, se lograrían un sinnúmero de ventajas para el ambiente.

Imagen: zdnet.com
Imagen: zdnet.com

¿Podrían los desechos alimenticios alimentar con energía a nuestras ciudades?
(de un artículo por Julie Mehta, Jul. 24, 2014 en ZDNet Innovation Weekly)

En la planta de Harvest Power’s Energy Garden en Florida central (EEUU) se procesan 45,000 toneladas de alimentos descartados por año incluyendo 15.000 t. de Reedy Creek Improvement District (RCID) y 30.000 t. de otras fuentes, combinados con grasas y aceites y líquidos cloacales, produciendo biogás, el que es quemado para producir la energía eléctrica que alimenta a negocios de la zona. El biogás está compuesto por 60% de metano, uno de los principales y más perjudiciales gases efecto invernadero, y 40 % de CO2, los que normalmente son emitidos por los basurales al aire libre y rellenos sanitarios y se pierden en la atmósfera contaminándola.

La instalación empezó a funcionar recibiendo desechos de alimentos de los restaurantes del Walt Disney World y atrajo rápidamente la atención de otros clientes en la zona donde unos 12 kg por segundo por persona de desechos orgánicos son usualmente mandados a los rellenos sanitarios.

La planta de biogás de la Harvest Florida Energy Garden produce 27 millones de kilowatt hora de electricidad por año que podría alimentar a 2.300 hogares. La misma es vendida al RCID y usada en el Walt Disney World, entre otros, y que vende fertilizante y agua de irrigación proveniente de la fermentación anaeróbica de los alimentos desechados.

Patrick Serfass, Director Ejecutivo del American Biogas Council (Washington, DC), fundado en 2010, menciona que han habido plantas de biogás en los EEUU desde hace muchas décadas, mayormente en instalaciones de tratamiento de efluentes cloacales; pero en este caso la diferencia es que aprovecha parte de los casi 75 millones de toneladas anuales de alimentos desperdiciados en los EEUU. Otras plantas de biogás a partir de recolección municipal de basura orgánica están siendo instaladas en otras comunidades de los EEUU, así como varias grandes empresas alimenticias y restaurantes de grandes hoteles. En el Hilton Orlando Bonnet Creek & Waldorf Astoria Orlando, el Gerente Peter Kacheris dice que han llegado a acuerdos para mandar a la Harvest Power’s Energy los residuos alimenticios de sus 13 restaurantes y comprarles fertilizantes para sus canchas de golf. “Resulta conveniente desde el punto de vista del costo y nos permite producir beneficios comunitarios a través de acciones sostenibles”, agrega Kacheris.

Desviar residuos alimenticios en gran escala de los rellenos sanitarios a las plantas de biogás requerirá un cambio de actitud y comportamiento por parte tanto de las empresas como de los consumidores. Pero Serfass dice que vendrá un tiempo en el que el reciclado de los desechos alimenticios será tan común como reciclar envases de vidrio. Y por su parte, Serfass añade que “es un crímen no reciclar los desechos orgánicos y no convertirlos en energía renovable. La tecnología la tenemos – solo tenemos que convencer a los restaurantes y comunidades”.

Artículo completo (en Inglés)

Comentario del Editor:

El uso del biogás como generador de energía representa una gran ventaja frente al uso de combustibles fósiles al aprovechar el metano producido por la digestión anaeróbica de los desechos orgánicos, que, de otra forma, iría a parar al ambiente en los rellenos sanitarios, con el cúmulo de desventajas que ello implica. No obstante no debemos sobreestimar los beneficios ambientales del uso del biogás como combustible, ya que de todas maneras el biogás, además de contener de por sí un 40% de CO2 que no se quema y va a la atmósfera, queda el que produce la propia combustión. Desde este punto de vista las otras energías alternativas – eólica, solar, geotérmica, etc. – al evitar la combustión emiten mucho menos gases invernadero que la combustión del biogás. Es muy importante tratar de concientizarnos sobre la conveniencia de convertir desechos en recursos, con las ventajas de todo tipo que ello implica para la sostenibilidad a largo plazo del planeta.

Sobre Jorge Casale 211 Artículos

Ingeniero Químico, Univ. de Buenos Aires

M.S. en Tecnología de Alimentos, Univ. de Georgia, EEUU

Miembro del Comité de Normas, IFOAM (Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica)

Miembro Fundador MAPO (Movimiento Argentino para la Producción Orgánica)

Editor del blog sobre producción orgánica y sustentabilidad: www.allorganics21.blogspot.com

Ex-Director Técnico CITIL (Centro de Investigaciones de Tecnología Láctea) y Ex. Coordinador Centros de Investigación, INTI, Argentina

Primer productor y exportador argentino de prendas para bebe en algodón orgánico.

2 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*