EEUU: El carbón presenta pelea pero la justicia le quita la alfombra

Foto: antracit.all.biz, wikipedia

Nubes en el horizonte para los combustibles fósiles y en especial para el carbón. La Justicia empieza a reconocer los efectos climáticos que su combustión implica, y en el caso del carbón, aunque al tradicional símbolo de la justicia el pañuelo le siga cubriendo los ojos, su nariz y sus pulmones no pueden ya ignorar los perjuicios ambientales causados por las emisiones de la combustión del carbón de piedra. Histórico juicio en los EEUU. 

Foto: antracit.all.biz, wikipedia
Foto: antracit.all.biz, wikipedia

JUEZ DECIDE BASADO EN EL CAMBIO CLIMÁTICO! NO A LA EXPANSIÓN DEL CARBÓN. (de un artículo en SustainableBusiness.com News, Jul.11, 2014)

Por primera vez la decisión de un juez federal (de los EEUU) impidió la expansión de una mina de carbón porque el Bureau of Land Management (Oficina del Manejo de Tierras – BLM) no tuvo en cuenta las ramificaciones sobre el cambio climático cuando aprobó esa expansión.

Earthjustice, una ONG en representación de los grupos Sierra Club, WildEarth Guardians y High Country Conservation Advocates,demandó al  BLM por haber permitido a Arch Coal expandir sus operaciones mineras en Colorado sin evaluar su impacto en el cambio climático. Clave en la decisión del juez fue el controvertido “costo social del carbón” (“social cost of carbon“) de la Administración Obama que ahora requiere que sea calculado ese costo social por todas las agencias federales antes de aprobar cualquier proyecto. Las agencias deben hacer un balance entre el valor del proyecto versus el costo de los daños como sequías, inundaciones, incendios, etc. causados por las emisiones de los combustibles fósiles que alimentan el cambio climático.

El año pasado, el Ex-Im Bank acompañó al  European Investment Bank y al  World Bank  en la creación de políticas que impedirán que las plantas de carbón reciban financiamiento de esos bancos excepto en casos en que no hayan alternativas. El Departamento de Estado norteamericano siguió la Guía del Carbón (Treasury Department followed with “coal guidelines” ) que requieren que los bancos de desarrollo prioricen las inversiones en energías limpias. Lo que es casi como impedir las inversiones en carbón.

No obstante el banco está considerando financiar una enorme planta de carbón en India, lo que calmaría las inquietudes de la industria del carbón. La inmensa planta de 4 gigawatts estaría operando en el 2017 quemando carbón de minas cercanas. Sin embargo están ocurriendo protestas de ambientalistas locales. Durantre los últimos años los bancos de desarrollo invirtieron casi US$ 13.000 millones en proyectos carboníferos que están impulsando el cambio climático, dijo el Concejo de Defensa de los Recursos Naturales (Natural Resources Defense Council).

Artículo completo (en inglés)

 

Comentario del Editor:

El juicio que comentamos es verdaderamente histórico. Por fin la justicia está reconociendo que el cambio climático muy probablemente exista, que el mismo es debido, por lo menos en una buena parte, a las emisiones de la combustión para generar energía en la industria, acordándole al cambio climático un costo social. Y parecería decidida a empezar por el carbón de piedra, cuyo perjuicio ambiental es mayor que el de otros combustibles fósiles. El juicio también dice que las reglamentaciones ambientales están para ser cumplidas y que no son solo palabras, por lo que otras dependencias gubernamentales también deben exigirlas.

El problema, sin embargo, es calcular ese costo social del cambio climático. Obviamente no es tarea fácil evaluar el costo social del total de inundaciones, sequías y huracanes en el planeta causadas por el cambio climático. Por lo menos no es sencillo hacerlo “ex ante”. Así que, a no ser que se quiera dar solo una mano de verde “pour la galérie”, habría que buscar métodos de observación, registro y contabilización de perjuicios económicos y sociales mucho más precisos que el recurso de hacer uso de modelos que, lamentablemente, son elegidos en gran medida según el gusto de quien efectúa el cálculo.

Una posible solución consistiría en someter al proyecto en cuestión a una evaluación de normas de sustentabilidad internacionalmente aceptadas, como por ejemplo las de Sustentability Accounting Standards Board (SASB) para el caso del carbón, otorgar un valor al cumplimiento de las mismas por el proyecto y asumir que hay una relación (empírica) entre ese valor y los costos sociales del cambio climático de ese proyecto.

En cuanto a que los bancos de desarrollo impedirán que las plantas de carbón reciban financiamiento de esos bancos “excepto en casos en que no hayan alternativas”, se trata de una ambigüedad todavía mayor. Porque quién decidirá si se trata de un “caso en que no hay alternativas”? Esto llevará a la elaboración de un sinfín de justificaciones que, por sus características eminentemente técnicas, pocas autoridades de aplicación o jueces estarán en condiciones de definir.

Pero es interesante que haya cada vez más gente y más instituciones que reconocen que el cambio climático existe, que es muy probablemente de alto riesgo para la Tierra y la humanidad y que, por lo tanto, es necesario que alguna autoridad de aplicación – en lo posible multinacional y con capacidad de actuar – tome cartas en el asunto y obligue a las naciones a tomar medidas, ya que los hombres no parecemos ser capaces de tomarlas por iniciativa propia.

Ing. Jorge Casale

Sobre Jorge Casale 211 Artículos

Ingeniero Químico, Univ. de Buenos Aires

M.S. en Tecnología de Alimentos, Univ. de Georgia, EEUU

Miembro del Comité de Normas, IFOAM (Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica)

Miembro Fundador MAPO (Movimiento Argentino para la Producción Orgánica)

Editor del blog sobre producción orgánica y sustentabilidad: www.allorganics21.blogspot.com

Ex-Director Técnico CITIL (Centro de Investigaciones de Tecnología Láctea) y Ex. Coordinador Centros de Investigación, INTI, Argentina

Primer productor y exportador argentino de prendas para bebe en algodón orgánico.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*