¿Ignorancia o distorsión interesada?

Imagen: David Wootton / Alamy/Alamy

La agricultura orgánica no es siempre lo mejor para el ambiente: Lord Krebs, quien asesora a los ministros del Reino Unido en cómo adaptarse al cambio climático, dijo -ver artículo (en inglés)- en la Conferencia de Oxford sobre Agricultura (Oxford Farming Conference) que la agricultura orgánica no es un método de cultivo necesariamente más amigable al ambiente.

Imagen: David Wootton / Alamy/Alamy
Imagen: David Wootton / Alamy/Alamy

Hablando a especialistas en agricultura, en la Oxford Farming Conference, el 7 de Enero ppdo, Krebs dijo que “la agricultura orgánica podría ser peor para el clima que los métodos de agricultura convencional … dada la necesidad de usar mayor superficie de tierra que los métodos normales”. Este razonamiento es absurdo; es como decir que viajar en automóvil es más perjudicial para el ambiente que viajar en avión porque lleva más tiempo llegar a destino.

Basado en la controvertida premisa de que se cree que por lo menos el 10% de las emisiones de gases invernadero provienen de la agricultura, Krebs sugirió usar, en cambio, “el método de siembra directa – que usualmente involucra el uso de cultivos transgénicos o biotecnología, con herbicidas para matar las malezas que el arado usualmente elimina – son mejores para el clima porque reducen el arado del suelo, un proceso que libera dióxido de carbono a la atmósfera”.

Ciertamente, los métodos de siembra directa no son cuestionables en sí mismos, pero no así si requieren el uso de herbicidas y fertilizantes sintéticos que no sólo envenenan el suelo, el agua y el aire y requieren, entre otras cosas, del consumo de energía para sintetizarlos químicamente liberando otros desechos. Y esto sin entrar en la discusión acerca del perjuicio o no de los transgénicos.

Con referencia a las emisiones de la agricultura industrializada – e ignorando la reconstitución de los suelos dañados por los métodos convencionales -, el conferenciante entró en el hecho de que el porcentaje de emisiones “probablemente aumente a medida que aumente la población de la Tierra y que una clase media más pudiente opte por más carne en su dieta, requiriendo una mayor producción de cultivos forrajeros”. Algo que es muy cierto. Pero echar mano de la agricultura industrial para resolver este problema es como tratar de apagar un incendio con nafta. Y, desde luego, existe “el problema de la proyección del crecimiento de la población mundial que pasará de los 7 mil millones actuales a 9 -12 mil millones para mediados de siglo, requerirá un aumento conmensurable en la productividad agrícola”, añade Krebs. Cosa que, en el caso de la agricultura convencional, significa más fertilizantes sintéticos, más herbicidas “técnicos” y más pesticidas químicos. Naturalmente, Krebs no hace mención de cosas tales como de qué forma alcanzar una mejor distribución del alimento existente, principal razón del hambre mundial presente – y también la futura.

Y en tren de desprestigiar a la agricultura orgánica, Krebs, que fue primer ejecutivo de la Agencia de Estándares Alimentarios del Reino Unido (UK’s Food Standards Agency) del 2000 al 2005, no iba a olvidar el argumento de que los alimentos orgánicos no son más nutritivos que los convencionales. Lo que es muy probablemente cierto, pero que no tiene nada que ver con el ambiente. La principal virtud de la agricultura orgánica no es que sea más nutricia o no – lo que hasta ahora no ha sido incontrovertidamente comprobado. Su principal mérito está precisamente relacionado, y contrariamente a lo que dice Krebs, con sus ventajas en lo que hace a la protección del ambiente.

Krebs dijo a la audiencia el miércoles que “no puede confiarse en que los suelos del Reino Unido puedan seguir produciendo alimento a los niveles actuales durante las siguientes décadas, ya que con seguridad serán más erosionados por las lluvias torrenciales y el viento en el futuro. Las inundaciones y sequías probablemente sean mucho más severas y habituales en toda Gran Bretaña debido al futuro calentamiento global. Muy cierto! Pero si estas tragedias son las que preocupan a Krebs, no hay otra solución que los métodos orgánicos de producción agrícola que mejoran la textura de los suelos evitando los dramas de erosión que Krebs menciona.

Helen Browning, la principal ejecutiva de la Soil Association, refuta brillantemente todas y cada una de las declaraciones de Krebs. Ella añade que la “divierte la hostilidad” de Krebs hacia los métodos orgánicos. Sin embargo, tal hostilidad está lejos de ser divertida; uno siente vergüenza ajena leyendo tales aseveraciones de un destacado miembro de cuerpos técnicos de nivel. Krebs haría mejor en leer alguno de los innumerables trabajos acerca de agricultura orgánica, los que aumentarían en algo su escaso dominio de ese método agrícola, y le evitarían aparecer como un promotor de intereses corporativos.

Sobre Jorge Casale 211 Artículos
Ingeniero Químico, Univ. de Buenos Aires M.S. en Tecnología de Alimentos, Univ. de Georgia, EEUU Miembro del Comité de Normas, IFOAM (Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica) Miembro Fundador MAPO (Movimiento Argentino para la Producción Orgánica) Editor del blog sobre producción orgánica y sustentabilidad: www.allorganics21.blogspot.com Ex-Director Técnico CITIL (Centro de Investigaciones de Tecnología Láctea) y Ex. Coordinador Centros de Investigación, INTI, Argentina Primer productor y exportador argentino de prendas para bebe en algodón orgánico.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*