Responsabilidad Social en la Agricultura Orgánica

Imagen: wikimedia.org

En la filosofía orgánica el hombre y los aspectos sociales están íntimamente incluidos en sus principios. No obstante, una de las principales críticas a este método de producción agrícola se relaciona, curiosamente, con algunos aspectos sociales de la misma. Es importante, pues, que analicemos la justificación de tales críticas.

Imagen: wikimedia.org
Imagen: wikimedia.org

En primer lugar, recordemos que en cualquier tipo de producción agrícola la mano de obra es social y físicamente muy sacrificada, y en muchos casos está constituida por migrantes ya sean internos o externos, cuyos hábitos y cultura no se adaptan muy fácilmente a los del área a la cual han emigrado. Migrantes internos son los que se movilizan dentro de propio país, mientras que los externos son los que atraviesan legal o ilegalmente las fronteras en busca de mercados laborales un poco más promisorios que los de su propio país. Y es aquí donde en todo ámbito laboral se encuentran las mayores transgresiones sociales.

Por ejemplo, en el último boletín de la certificadora italiana CCPB (CCPB Controllo e certificazione) se comenta la situación de los migrantes de los países frente a las costas del Mediterráneo(*), situación que continúa manifestándose, aun cuando en los últimos años en Italia se hayan introducido instrumentos normativos al respecto a nivel nacional y regional. Dice el artículo que algunas cadenas italianas de la gran distribución activaron y reforzaron los controles y han estado requiriendo más garantías sociales a los proveedores, incluso con la intervención de la certificación de tercera parte respecto a estándares como el GRASP (GlobalGAP Risk Assessment on Social Practice) o la SA8000 o el GOTS (Estándar Global de Textiles Orgánicos). La CCPB, como todas las certificadoras responsables, cuenta con estándares sociales que incluyen módulos específicos de control del tratamiento de los derechos laborales, la seguridad, la higiene y las condiciones generales del trabajo.

Por lo tanto, a qué se refieren las críticas a la agricultura orgánica en materia social? En primer lugar a que muchas explotaciones contravienen lo que estos críticos consideran es la única agricultura merecedora de llamarse orgánica, es decir, las explotaciones agrícolas familiares de pequeña escala. En tal caso, y según los críticos, la agricultura orgánica no cumpliría con la defensa exclusiva de los pequeños productores, problema real de ese sector del campesinado.

Obviamente, nosotros no comulgamos con esa visión extremadamente estrecha de la agricultura orgánica. Comprendiendo y apoyando enfáticamente a los pequeños productores, no podemos sino bregar al mismo tiempo por un concepto más amplio que, defendiendo acérrimamente lo que es la característica fundamental de la agricultura orgánica – el respeto por la Naturaleza en todas sus formas – apunte a la capacidad de satisfacer sustentablemente la demanda de alimentos de toda la humanidad. Esto no podrá hacerse sin explotaciones orgánicas de magnitud y sin el desarrollo de mercados nacionales e internacionales de los productos orgánicos. Mal que les pese a los fundamentalistas que menosprecian el flanco comercial de la agricultura orgánica.

La segunda crítica que se hace a la agricultura orgánica en materia social es que ella no presta suficiente atención al cumplimiento de los módulos sociales de sus propios estándares.

Y tenemos que reconocer que esta crítica algo de razón tiene. Cumplir efectivamente con todos los aspectos de esos estándares requiere un esfuerzo muy grande y puede que no todas las certificadoras estén dispuestas a invertir en ello. Aceptemos que verificar y hacer cumplir esas condiciones es a veces difícil – y en ciertos casos, prácticamente imposible – dadas las condiciones de producción en áreas primitivas y complejas. Pero esto no las exime, ciertamente, de hacer el esfuerzo serio, aun cuando el costo de la verificación exceda lo que razonablemente pudiera exigirse en un proceso de certificación.

No podemos dejar de reconocer que la verificación del cumplimiento estricto de las leyes y reglamentaciones laborales es un área muy compleja que requiere de especialistas de los que las certificadoras carecen. Pero sabemos que es posible montar sistemas de verificación social que estén al alcance de los inspectores y verificadores por medio de check lists especialmente diseñados y que pueden ser explicados en las reuniones de entrenamiento que toda certificadora está obligada a llevar a cabo por lo menos una vez al año.

Pero aunque parezca mentira, no hace mucho que se empezó a reconocer la importancia de la verificación de la responsabilidad social de la agricultura orgánica. Se pensaba que el certificador orgánico solo debía ocuparse de verificar el cumplimiento de los aspectos técnicos de la producción, y que los aspectos sociales son un “asunto de algún otro, no el mío”. Hoy tenemos que insistir incansablemente en que a la responsabilidad social agrícola, y especialmente orgánica, debe dársele tanta importancia como a la especialización técnica de la certificación, siendo que su cumplimiento es exigido por los propios principios de la agricultura orgánica. Y así lograremos desbrozar una crítica más a la agricultura orgánica de las varias entusiastamente promovidas y ventiladas por motivos frecuentemente interesados.

(*) La responsabilità sociale in agricultura. (Alberto Albertini, Responsable Técnico de Inspección de Producto de la CCPB)

Artículo original (en italiano)

Sobre Jorge Casale 211 Artículos
Ingeniero Químico, Univ. de Buenos Aires M.S. en Tecnología de Alimentos, Univ. de Georgia, EEUU Miembro del Comité de Normas, IFOAM (Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica) Miembro Fundador MAPO (Movimiento Argentino para la Producción Orgánica) Editor del blog sobre producción orgánica y sustentabilidad: www.allorganics21.blogspot.com Ex-Director Técnico CITIL (Centro de Investigaciones de Tecnología Láctea) y Ex. Coordinador Centros de Investigación, INTI, Argentina Primer productor y exportador argentino de prendas para bebe en algodón orgánico.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*