Sistema de aire acondicionado verde: Toronto

Toronto, “una ciudad dentro de un parque”. Así es como algunos llaman a esta ciudad, que se ha convertido en un ejemplo de ciudad sostenible en los últimos años. Las numerosas acciones que se han llevado a cabo en la capital económica de Canadá la han convertido también en una de las capitales verdes más influyentes e importantes del mundo. Veamos uno de los proyectos más significativos: el “aire acondicionado verde”.

Mañana de sábado en Madrid. Me encuentro en un foro sobre energía que resultó ser de los más interesantes a los que he asistido. Café en mano, nos sentamos en nuestros asientos preparados para la nueva jornada, que prometía ser bastante intensa: Jeb Brugmann, Jaime Lerner…

El primer turno fue para Jeb Brugmann, padre de la Agenda Local 21. Comienza en un castellano perfecto, con una frase escueta, pero que describe el momento que vivimos. “Bienvenidos a la revolución urbana”. Continúa hablando de sistemas, de cómo debe integrarse el sistema urbano en el sistema natural, de energía, en definitiva, de cómo hacer que una ciudad sea sostenible. ¿Qué mejor ejemplo que Toronto?

La ciudad de Toronto, capital de Ontario, ha experimentado una absoluta transformación. Desde que en el año 2007 se pusiera en marcha el Live Green Toronto, que incluía más de 100 acciones verdes, con un claro objetivo: disminuir un 80% las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2050. Estas iniciativas no excluyen a la naturaleza de la ciudad, sino que consiguen la dualidad perfecta entre tecnología y recursos.

Una de las iniciativas clave es el “aire acondicionado verde”. ¿Cómo conseguir que un sistema de aire acondicionado que abastece a varios edificios no genere daño ambiental? Este “aire acondicionado verde” está compuesto por un extenso entramado de tuberías que llegan hasta la zona más profunda del lago Ontario, donde sus aguas alcanzan una temperatura de 4OC. Desde estas tuberías, se conduce el agua fría hacia la orilla del lago, donde llega otro complejo de tuberías que conducen agua caliente proveniente de los edificios. Mediante transferencia de calor, el agua fría del lago extrae gran parte de la energía térmica del agua caliente, la cual es devuelta a los edificios y abastece al aire acondicionado de los mismos. Este sistema, que supone una gran inversión inicial, supone un gran ahorro energético y una considerable disminución de las emisiones. Además, el agua que es devuelta al lago continúa su camino hacia los embalses, para ser utilizada como agua potable.

Sistema de aire acondicionado verde

Toronto no es la única ciudad que emplea el aire acondicionado verde, pero sí la que lo hace a mayor escala.

Sin duda, el ingenio y la tecnología de la que disponemos, a nuestro servicio, y sin dañar al medio ambiente.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*