Yo no quiero vivir en una Eco-aldea

Imagen: Karen Lund Petersen

Para mucha gente que está alejada de los temas ambientales, ser “ecologista” implica un cambio de vida tan radical que ellos no tienen ganas de hacerlo. Vivir en una casa de barro, tener una huerta, animales quizás y un baño seco es para unos pocos, del otro lado hay millones de personas que viven en las ciudades y quieren seguir allí. Yo me encuentro en este segundo grupo, pero me hace ruido…

Imagen: Karen Lund Petersen
Imagen: Karen Lund Petersen

El mundo está mostrando síntomas de enfermedad: contaminación, deforestación, obesidad, soledad, cambios en el clima, sobrepoblación, pérdida de la biodiversidad, hambre, y un largo etcétera. Entonces… ¿se pueden cambiar las cosas desde nuestra vida en las ciudades? ¿Podemos cambiar de hábitos y patrones culturales? Creo que sí. No es fácil, porque los cambios de hábito son lentos y profundos, pero la forma de vivir del hombre cambió muchas veces a lo largo de la historia, así que podemos modificar el rumbo hacia una forma de vida más sana, no solo para nosotros mismos sino para todo el mundo que nos rodea. El darme cuenta de esto fue lo que me llevó a trasformar el dolor que siento por el mundo “herido” a la acción y comencé a transitar el camino de la educación-acción, intentando hacer en mi propia vida lo que después trasmito a otros y viceversa.

¿Entonces por dónde empezar? ¡Por nosotros mismos! Hay una frase de Gandhi que dice “Sé el cambio que quieres ver en el mundo…”. Todo lo que hacemos y compramos genera un impacto. Este impacto puede ser positivo o negativo. Una cosa que podemos comenzar a hacer es preguntarnos cuál es el impacto de las cosas que yo compro. ¿De qué y cuántos materiales esta hecho? ¿Quién se beneficia económicamente con mi compra? ¿Viene de muy lejos? ¿Quien hizo lo que estoy comprando? También me puedo preguntar acerca de mi propio trabajo. ¿Qué impacto genero con mi trabajo? ¿Para qué trabajo? ¿Solo para ganar dinero?

Desde nuestras casas son varios las áreas en donde podemos cambiar hábitos de consumo, el alimento, la ropa, los cosméticos, los elementos de limpieza, el agua, la energía, etc. Conocer el impacto socio ambiental que generan nuestras acciones nos permite ser seres humanos más conscientes y despiertos y poder elegir. Existen alternativas. Las cosas no son así y listo, las podemos cambiar.

Quiero terminar con un pensamiento… nosotros creamos la realidad actual, entonces también nosotros podemos crear una realidad nueva. El ser humano hizo y hace cosas maravillosas, tenemos un poder creativo inmenso, imaginación, inteligencia, audacia…usemos todo eso para generar una nueva alternativa.

Por:Foto_Karen_Lund_Petersen Karen Lund Petersen

Guía Naturalista y Licenciada en Ciencias Ambientales de la UBA. Amante de la Naturaleza y eterna buscadora de una forma de vida alternativa. Da talleres de Vida Sustentable, de producción de alimento y alternativas de consumo.

Sobre Red Sustentable 50 Artículos

RedSustentable es un medio digital relacionado con la divulgación de contenido sobre desarrollo sostenible o sustentable.
Promomueve un lugar de encuentro con espececialistas, generando temáticas relacionadas y divulgando conocimientos, opiniones y propuestas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*